Mi primer día de entrenamiento en el gimnasio

El tiem20140701-Mi-primer-día-de-entrenamiento-en-el-gimnasio-1ARTICULO-KOBY-KOOMpo pasa y yo sigo recordando mi primer día en el gimnasio como si fuera ayer, me pregunto por qué será y si a vosotros os ha pasado algo similar.

Recuerdo que empecé a entrenar en el gimnasio con dieciocho años, hasta entonces mi deporte favorito había sido el futbol, no es que no lo sea ahora, me sigue gustando ¡Quien no disfruta de una pachanga con los amigos!

Lo que me paso seguro que os suena familiar, empecé a saltarme algunos entrenamientos entre semana, lógicamente el entrenador empezó a sacarme menos los domingos, sumado a que precisamente algún domingo que otro no había descansado lo suficiente, poco a poco el futbol dejó de ser mi primera opción para mantenerme en forma y empecé a buscar otras alternativas.

¿Por qué no deje de hacer deporte?

Todos recordamos personas que nos han influido, y sobre todo si es una figura de autoridad, como en mi caso uno de mis entrenadores, que cuando yo tenía doce años me dijo: “si dejas de hacer deporte el cuerpo se te quedaba flácido como un flan”, desde entonces siempre he tenido esa frase resonando en la cabeza, y la he utilizado como una motivación para no parar de hacer deporte.

La experiencia y la continuidad en cualquier actividad, hace que poco a poco descubras otros valores añadidos, inicialmente predominaba el objetivo de conseguir un buen fondo físico y un tono muscular fuerte, con el tiempo he aprendido a apreciar la importancia de: tener un corazón fuerte y sano, descargar todo lo negativo que tienes en la mente como la negatividad y el estrés, tener más confianza en ti mismo, estar a gusto contigo mismo por los logros que consigues al superarte día a día.

Pero si me preguntas que destacaría ahora del deporte, te diría que es el hecho de que pasan los años y te sientes joven, la gente te comenta ¡los años no pasan para ti! Y yo continúo respondiendo lo mismo, que es el resultado del empeño continuo en estar equilibrado física y mentalmente.

Todo el mundo nos da consejos sobre que ejercicios hacer, que comer, como vestir, etc. Pero pienso que es igual de importante saber que NO hay que hacer, por eso hoy quiero compartir mi lista de errores a evitar sobre todo el primer día de gimnasio:

ERRORES COMUNES A EVITAR EL PRIMER DÍA DE ENTRENAMIENTO EN UN GIMNASIO

1# No resolver tus dudas con el entrenador. A veces por vergüenza, otras veces por no parecer un pesado, no resolvemos las dudas, por lo que no entrenamos confiados, y no le sacamos todo el partido al entrenamiento. Por lo general los entrenadores estarán encantados de resolver tus dudas ¡forma parte de su trabajo!

2# No sabes para que sirven los aparatos. Esto es normal, no lo puedes saber todo desde el primer día, la solución, ver el punto 1.

3# No llevar una alimentación adecuada. La alimentación es clave para desarrollar una actividad física, poco a poco deberás informarte sobre los hábitos de alimentación relacionados con el deporte.

4# No llevar un calendario de entrenamiento. Es importante controlar la duración del entrenamiento así como la periodicidad.

5# Desconocer el peso óptimo para empezar. Por eso debemos evitar el querer levantar el mismo peso que levantan personas que llevan varios años. Paciencia, todo llega.

6# Desconocer la función de los suplementos deportivos y como utilizarlos. Los atajos siempre son tentadores, y podemos caer en la trampa de pretender obtener resultados instantáneos y sin esfuerzo.

7# Desconocer la cadencia adecuada para realizar el ejercicio. Como todo es nuevo y no controlamos la situación, al principio tendemos a hacer los ejercicios demasiado rápido y con el peso incorrecto, es muy recomendable mantener la calma y tomarse el tiempo necesario, poco a poco podrás acelerar.

8# Entrenar más de dos personas en una misma máquina. Puede parecer buena idea entrenar con varios amigos, pero los tiempos de espera prolongados pueden perjudicar la calidad del entrenamiento.

9# No respetar el entrenamiento de tus compañeros. Sobre todo al principio, no estamos familiarizados con la rutina en los gimnasios, y por ejemplo nos ponemos a charlar en una maquina con los amigos cuando hay una persona que está esperando para entrenar. Es importante ser solidario y estar un poco atento al resto de compañeros.

10# Saltarte entrenamientos. Cuando empezamos es inevitable tener molestias, sobre todo si estas cayendo en uno o varios de los errores que he comentado, y por eso puedes sentirte tentado a dejar de entrenar días porque tienes agujetas y no te gusta la sensación, o a entrenar con menos intensidad. A veces es mejor parar y resolver las dudas y solucionar los problemas y así poder retomar el entrenamiento con energía.

Espero que te sea de utilidad, al menos a mí me hubiese gustado saber algunas de estas cosas cuando empecé.

Próximamente os hablaré de lo contrario, lo que hay que hacer en un entrenamiento antes y después.

¡Hasta pronto!

Koby

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *